Ejercicios efectivos: Consejos de entrenamiento para obtener resultados

Seguramente te has preguntado cuándo empezarás a ver los resultados de tus entrenamientos.

Por lo general, puedes notar los resultados en dos semanas aproximadamente.

Tu postura mejorará y sentirás mejor tono muscular. Los músculos tardan de tres a cuatro meses en crecer.

Pero todo esto es teoría. En realidad, hay muchos factores que tienen un impacto directo en el éxito de tus entrenamientos.

Las siguientes sugerencias te ayudarán a alcanzar tus metas rápidamente:

1. Comienza despacio

Dado que las personas generalmente están muy motivadas cuando empiezan a hacer ejercicio, la tendencia es exagerar.

Entrenar mucho o demasiado fuerte puede hacerte sentir bien al principio, pero esto drenará tu cuerpo de energía bastante rápido.

El resultado es una caída en el rendimiento, lo que afectará tu motivación y hará que los entrenamientos sean menos divertidos.

2. Fijar metas

Es de gran ayuda fijarse una meta, y tenerla presente en tu mente.

Puede ser una carrera, pero también puede ser querer sentirse en forma antes de tus próximas vacaciones.

Lo importante es planificar también los objetivos a medio plazo. Esto te motivará a lo largo del camino y podrás ser consciente de tu nivel de condición física actual.

Participar en carreras a lo largo del año es una gran estrategia para mantenerte motivado y ayudarte a mantenerte enfocado en tu meta.

3. Haz un plan a largo plazo

Te has fijado una meta y la has alcanzado.

El plan de entrenamiento está terminado, pero tú no. Para evitar volver a caer en malos hábitos, puedes empezar a pensar en lo que harás después mientras estés en la primera fase de entrenamiento.

Cambiar tu dieta y establecer nuevas metas puede ayudarte a mantener el progreso que has hecho o a hacer que las cosas suban de nivel.

4. Hacer ejercicio de forma regular y continua

Hay una pregunta que debes hacerte al principio: ¿cuánto tiempo y energía deseas invertir en tu entrenamiento? Tu éxito dependerá de esa respuesta.

Haz un plan realista a la hora de hacer tu programa.

Siempre hay interrupciones, pero trata de evitarlas con una planificación cuidadosa. Si eres principiante, verás resultados relativamente rápido.

Tu compromiso a largo plazo determina si estos resultados durarán. Cuanto más avanzado estés, más difícil será ver una mejora tangible en tu rendimiento.

¡No te desanimes!

6. Utiliza la técnica correcta

Rápido, fuerte y reiterado, estas son las palabras que se usan a menudo para describir lo que la gente imagina que es el entrenamiento perfecto.

Pero si haces los ejercicios de manera incorrecta, puedes lesionar un músculo en lugar de fortalecerlo.

Los problemas que surgen de un entrenamiento inadecuado se detectan con el paso del tiempo. Para entonces, es posible que ya hayas aprendido a hacer muchos ejercicios de la manera incorrecta.

Para obtener los resultados que deseas, debes hacer los ejercicios correctamente.

7. Diferencias fisiológicas entre géneros

Muchos piensan que las mujeres deben entrenar de manera diferente a los hombres, pero esto en realidad es una idea equivocada.

Tanto los hombres como las mujeres queman grasa construyendo y manteniendo la masa muscular.

La principal diferencia es que las mujeres no se cansan tan fácilmente y se recuperan más rápido que los hombres.

Esto se debe en parte a que las mujeres tienen menos masa corporal, lo que significa que sus músculos pueden recibir oxígeno de manera más eficiente.

Según un estudio, el estrógeno puede tener efectos protectores sobre el músculo esquelético, lo que acelera la recuperación.